El conejo y la chistera

¡¡ATENCIÓN!! El Blog se ha cambiado de dirección. Ahora está en http://nosolomates.es
Puedes ver este post, mejorado y con más comentarios

aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ha sido un día terrible. Resulta que a todo el mundo le ha dado por hacer las cosas más tarde de lo normal. Ya ayer sospeché algo, cuando vi que el telediario empezó a las 4, en vez de a las 3 como es habitual. Pasó lo mismo con los demás programas, pero no le dí mucha importancia, pensando que habrían puesto algún especial sobre la Pantoja y el resto de la programación se había retrasado. Como era domingo, no pasó nada más. Pero hoy todo ha sido un caos. El Instituto ha empezado a las 9:30 en vez de a las 8:30, y el recreo, a las 12:10. La tienda de la esquina ha abierto a las 10, en vez de a las 9 y el autobús también ha pasado tarde, una hora exactamente. Creo que es una conspiración. Al final he conseguido evadirme un momento de ese caos y pensar en la situación. Por si alguién se siente igual que yo, encontré una solución: He cambiado la hora de mi reloj a una hora antes y así puedo seguir haciendo las cosas a las horas habituales, pero por la hora de mi reloj. El telediario volverá a ser a las 3 (de mi reloj) y el Insti comenzará a las 8:30. Todo será otra vez normal para mi, pero vaya susto me he llevado.

VERSIÓN ALTERNATIVA:
Este fin de semana tuvimos que atrasar los relojes, a las 3:00 del domingo volvieron a ser las 2:00. Es decir, hemos tenido una hora más. ¡Qué bien! El gobierno nos da una hora, y gratis, con lo caro que está el tiempo. Pero no es así exactamente. El Gobierno no regala nada. En realidad esa hora era nuestra, nos la habían quitado en Marzo. Así que la realidad es que en Marzo nos quitan una hora, se la guardan todo el verano, y nos la devuelven en Octubre. Se me ocurren varias preguntas: ¿Dónde están los intereses? ¿Qué han hecho ellos con esa hora? Si el tiempo es oro, ¿porqué no lo hacen al revés, prestarnos una hora en Marzo y la devolvemos (sin intereses, claro) en Octubre? ¿No es muy sospechoso que nos quiten una hora para el verano, que es cuando tenemos las vacaciones, y nos la devuelvan para el invierno, que es cuando trabajamos? Yo creo que aquí hay gato encerrado, y no el de Schrödinger precisamente.

CONCLUSIÓN:
Pues ya véis, quería escribir algo sobre el cambio de hora y, como me parece algo gracioso, el post va en tono humorístico. Pero vamos ahora a verlo en serio. ¿Qué es el cambio de hora y por qué se hace? Esa es la pregunta que muchos nos hacemos. “Para ahorrar energía”, dicen los entendidos, pero nadie ve “dónde” se ahorra esa energía. Además, ¿tiene algún sentido andar moviendo las horas de su sitio para ahorrar energía y luego encender los millones de luces de Navidad en Noviembre? No mucho, ¿verdad? Aún así, el cambio de hora está bien. Tranquilos, que es fácil (la teoría, claro) y aquí lo vamos a ver:

Sabemos que el Sol no sale ni se pone siempre a la misma hora, en verano los días son más largos y en invierno, más cortos. Esta es una gráfica con las horas de salida y puesta del Sol en España:

horario.jpg

Esa es la situación sin cambio de hora. He pintado de oscuro las horas de noche y en claro las de día. También he marcado tres líneas, la correspondiente a las 7 de la mañana (hora de levantarse para muchos), la de las 11 de la noche (hora de acostarse) y las 6 de la tarde, un referente sobre nuestro “tiempo libre”. Vemos que aprovechamos bien las horas de luz, pero en verano, que es cuando estamos de vacaciones, el sol sale muy pronto (antes de las 6). Claro, en verano uno quiere levantarse tarde, y no es bueno que el Sol esté tocando las narices por la ventana antes de las 6. En cambio, se pone muy pronto y eso es aún peor porque, después de habernos levantado tarde y haber hecho el supremo esfuerzo de comer antes de las 5, justo cuando vamos a disfrutar del “día”, se hace de noche (fijáos que, en Agosto, el Sol se pone alrededor de las 8 y media). Mal rollo.

La solución: cambiar la hora durante el verano. Así hacemos que el Sol salga y se ponga una hora más tarde. Magia. El conejo ha salido de la chistera y ahora el Sol molesta una hora menos por la mañana (cuando estamos en la cama), pero luce una hora más por la tarde, cuando lo disfrutamos. Solo por eso, la idea es buena, aunque no se ahorrara energía. Pero, ¿dónde se ahorra esa energía? Pues precisamente en esa hora que tarda en ponerse el sol en verano. Seamos sinceros, levantar nos íbamos a levantar a la misma hora, pero acostarnos… ejem. Si en Agosto el Sol se pusiera a las 8 y media, que es cuando le toca, no nos íbamos a acostar por muy de noche que sea. Así que encenderíamos las luces. La situación, con el cambio de hora, es así:

horariocambiado.jpg

Hemos cambiado una hora de noche por una hora de día. Entonces, ¿por qué tanto lío con el cambio de hora? ¿Por qué nos cuesta tanto entender que es algo bueno? Pues sencillo: Porque, con tanto cambio adelante y atrás, ya no sabemos cuál es en realidad nuestro horario. En España, por situación geográfica, nos corresponde el horario de la primera gráfica, que es peor que no hacer el cambio de hora. Pero pensemos, ¿qué es lo que no nos gusta del cambio horario? O mejor, ¿qué cambio de hora no nos gusta, el de Marzo o el de Octubre? Ahí coincidimos todos, el de Marzo está bien, es el de Octubre el que no mejora nada. Y ahí está la tontería de todos los años: si cambiáramos una sola vez la hora y nos quedáramos para siempre con la hora de verano, no habría ningún problema: Estaríamos cambiando horas de noche de la tarde por horas de noche por la mañana, como vemos en el tercer y último gráfico:

horariocambiado.png

Para el ahorro de energía no hay ningún problema, aprovechamos todas las horas de luz natural. En cambio, habríamos mejorado la disposición de esa luz. Por las tardes tendríamos una hora más de luz (eso es bueno) pero por las mañanas tendríamos que levantarnos dos horas antes de la salida del Sol.

Y ese es el tema: ¿Nos importaría que el Sol saliera en Invierno a las 9 y media de la mañana? Si la respuesta es “Sí, me importaría”, el cambio de hora está bien. Si la respuesta es “No, si con ello tengo una hora más de tarde”, entonces deberíamos cambiar la hora permanentemente al horario de verano (que no es el que nos corresponde, lo recuerdo). Todo vuestro.

14 respuestas a El conejo y la chistera

  1. MikMik dice:

    Lo gracioso de todo es que ya con el horario de invierno estamos “trampeando” nuestro horario. En España el huso horario que corresponde geográficamente es el de Greenwich, (el meridiano de Greenwich pasa más o menos por Barcelona), pero, para estar con el horario del resto de la mayoría de Europa (y para adaptar el horario a nuestras costumbres) se adoptó el huso GMT+1 (Portugal, por su parte, tiene el que le corresponde, por eso es una hora “menos” allí).
    Es decir, realmente, si estuvieramos en el huso correcto y no hiciéramos el cambio en verano, en junio el sol saldría antes de las 5 de la mañana y se pondría hacia las ocho.

    Y eso sin hablar de los trastornos que provoca el cambio horario. Me gustaría ver las estadísticas de accidentes de tráfico una semana antes y una semana después del cambio de hora de marzo, que seguro que se nota.

  2. MikMik dice:

    jeje, el servidor no ha actualizado la hora. Son las 14:10 y dice que la entrada ha sido publicada a las 14:46

  3. Viasil dice:

    Me gustaron tus gráficos, hace tan comprensible como funciona lo del cambio horario…
    Sobre que preferiría yo…la verdad es que no me lo había planteado. Creo que prefiero más luz por la tarde.
    Cuando viví en Alemania, se hacía de noche a las 4 y media de la tarde y la verdad, era re triste (uno empieza a entender el caracter de los alemanes).

    No sé si conocés a un cantante-escritor uruguayo que se llama Leo Masliah (si no lo conocés te lo presneto, creo que te va a gustar). Bueno, tiene un cuento que se llama Santa Bernardina del Monte y viene muy a …. cuento:

    http://laguaridadelnagual.blogspot.com/2007/10/santa-bernardina-del-monte.html

    aunque es mucho más divertido escuchárselo contar a este “flaco”😉
    (parece largo pero se lee rápido)

    Un saludo
    silviq

  4. AlSax dice:

    ¿Soy el único al que le parece una tontería lo del cambio de hora? Porque vale, sí, por la mañana amanece antes, pero también anochece antes, y todo lo que ahorras a las 7:00 lo gastas a las 19:00. En fin, que lo de cambiar la hora es un invento para que perdamos el tiempo.

  5. da-beat dice:

    MikMik, cierto, nuestro horario “solar” sería el del Meridiano 0, pero ya se cambió hace tiempo y tenemos como horario el de meridiano 15E (horario centroeuropeo). Precisamente ayer, después de escribir el post, lei una carta en El País de alguien que se quejaba de este asunto, porque era una decisión tomada por Franco (hay gente que es capaz de politizar todo). No he podido evitar contestarle, nunca se sabe si le van a tomar en serio y pasaremos a ver amanecer a las 5 de la mañana. Espero que no.

    Viasil, no conozco a Leo Masliah, pero lo anoto. Uruguayos solo conozco al grupo “El Cuarteto de Nos”, que precisamente han estado de gira por España hace unos días y creo que van a ser los primeros en salir en un post musical.

    AlSax, no eres el único, por lo que puedes ver. El cambio de hora en verano puedes ver en las graficas que sí es útil (cambiamos horas de noche por horas de día). El cambio que resulta inútil es el de invierno, en el que cambiamos horas de noche por horas de noche. Deberíamos quedarnos con GMT+2, aunque no nos corresponda. A mi también me gustaría saber lo de los accidentes de tráfico, además de accidentes laborales, bajas médicas, discusiones familiares… producto del trastorno que nos produce el cambio de hora.

    Saludos a todos.

  6. da-beat dice:

    En El País han publicado mi carta, eso es señal de que no han leído el post que les he dedicado. O quizá sí y se pongan las pilas en el Futuro. Espero que sea lo segundo.

    Por cierto, Viasil, la historia de Santa Bernardina del Monte es buenísima. Gracias por poner el enlace.

  7. Manuel dice:

    Ja,ja. Muy interesante el post y las reflexiones sobre el tiempo y el gasto energético que se derivan del mismo. Te hace tener una perspectiva lúcida sobre la cuestión horaria y sobre el empleo que hacemos de “nuestro” tiempo, sobre el (h)uso, y el abuso del tiempo. No sé donde leí o escuché medio en broma pero cierto que en realidad no ganamos o perdemos una hora con los dichosos cambios, sino que serían mas exactamente tres cuartos de hora. El cuarto de hora restante es el que “perdemos” siempre cambiando la hora a todos los relojes, despertadores, electrodomésticos y aparatos electrónicos de la casa. Pero siempre queda un pequeñin, algún relojillo extraviado que se obstina en tener la hora “antigua” durante meses. Eso si no se nos ha quedado parado. En este caso, es mas fiable que uno que atrase, ya que al menos, da la hora exacta dos veces al día. El que atrasa nunca dará la hora exacta. Pero ya te veo venir…. seguro que también. Ahora no tengo…tiempo.

  8. da-beat dice:

    Hola, Manuel.
    Ahora tengo un reloj nuevo y puedo cambiarle la hora bien, pero el que tenía hasta el año pasado lo ponía un poco difícil, así que yo tenía la teoría de que, si no cambiabas la hora durante seis meses, ya no tenías que cambiarla. Era cuestión de mentalizarse de que cuando el reloj marcaba las 4 eran en realidad las 3. Si alguien me decía que llevaba la hora mal, solo le contestaba: “Espera unos meses, a ver quién de los dos tiene que cambiar la hora”.
    Me ha encantado eso de los tres cuartos de hora, no lo había pensado así pero, aunque te hace reír, es totalmente cierto. Lo curioso del tiempo es que sabemos cuándo, cómo y dónde lo perdemos, pero después no lo encontramos.
    Un saludo.

  9. Juanjo dice:

    Y a mí que me da que todos los días atrasan el reloj 24 horas, y vivimos en una especie de “El día de la marmota” (la película). No hay más que ver las caras en cualquier medio de transporte público: mismos gestos y casi mismos sitios, a diario. Al fin y al cabo, repetir lo mismo es una forma de detener psicológicamente el tiempo, en contra de la línea-flecha temporal que introdujeron los griegos en nuestra cultura.

    Usted perdone la reflexión, este blog me hace pensar. ¡Fantástico post!

    Saludos.

  10. da-beat dice:

    Pues ahora me haces pensar tú a mi porque, si atrasaran los relojes 24 horas, si el calendario lo dejan correr, ¿cómo nos daríamos cuenta del cambio? Podrían estarlo haciendo y no lo sabríamos. Quizá por eso todos acabamos en mayor o menor parte dentro de una rutina. Interesante reflexión, Juanjo.

    PD: Me sigue sorprendiendo que todo el mundo conoce esa película como “El día de la marmota”, que es su título en inglés (Groundhog Day), en vez de por su título traducido: “Atrapado en el tiempo”. Los traductores debieron pensar que “El día de la marmota” no era buen título y ahora se tirarán de los pelos ¡Qué éxito de traducción!

  11. Manuel dice:

    La cuestión es saber si el tiempo corre o somos nosotros quieres corremos tras el tiempo. Y la cuestión es saber si algún día el tiempo nos atrapará o somos nosotros quienes matamos -a golpe de rutina- nuestro tiempo. Y la cuestión es, en definitiva, saber si el tiempo y nosotros vamos en la misma dirección.
    Ea, ya la estaís liando de nuevo. No sé para que “pierdo el tiempo” con vosotros. Bueno sí lo sé, pero no tengo “tiempo” para explicarlo. Las palabras se las lleva el “tiempo”.
    Un saludo amigos “intemporales”.

  12. da-beat dice:

    Manuel, encantado de que “pierdas el tiempo” por aquí.
    El tiempo, ya sabes, puede ser la invención más sádica (o masoquista) de la Humanidad, pero también la más productiva. No sé si conoces la Ley de Edwards sobre el Esfuerzo/Tiempo:

    Esfuerzo x Tiempo = Constante
    A. Dado un tiempo inicial grande para hacer algo, el esfuerzo inicial será pequeño.
    B. A medida que el tiempo se aproxima a cero, el esfuerzo tiende a infinito.

    …y su correspondiente Corolario:
    Si no fuera por el último minuto, no se haría nada.

    Y en esas estamos.

  13. Manuel dice:

    No, no conocía la Ley de Edwards. Pero es una gran verdad. Siempre andamos apurando. Cuando vemos que el reloj del tiempo nos apremia, comenzamos a ponernos las pilas. Por cierto, leí el cuento de Santa Bernardina del Monte en La Guarida del Nagual. Bueníssimo.

  14. Cronopio dice:

    Santa Bernardina del Monte, muy bueno. Justo había escrito un cuentito inspìrado en este y en el cambio horario en Argentina. Péguenle un vistazo, si quieren.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: